26.7.06

l lctr

6 comentarios:

fefegg dijo...

eso si consigue darle la vuelta al libro jejejej! me gusta mucho el dibujo!!!

nati dijo...

Instantánea que capta a la víbora VIPS relamiéndose tras haberse
zampado a WOK, el típico ratón de biblioteca de las pelis norteamericanas. Bien es sabida la afición de los ratones yanquis a
pasar las horas muertas leyendo todo lo que caiga entre sus manos. Lo que, sin embargo, se escapaba a la sabiduría popular era el hecho de que fueran animalillos muy ingenuos a los que las víboras astutas engañan fácilmente haciéndoles creer que puedan compartir su interés por la
literatura. Y al menor descuido: ¡zas! Las palabras del ratón se pierden entre las fauces de VIPS. ¿Acaso hay algún imbécil que pueda
creerse que VIPS vaya a acabar el libro de WOK después de habérselo tragado de un bocado? Como mucho, si se ha quedado con hambre, se comerá ese pedazo de papel prensado bien encuadernado cuyo contenido le trae al fresco. Cuando se trata de cosas que no se
comen, a las víboras sólo les atrae lo amarillo: el sol bajo el que se tuestan las tardes de verano, la prensa amarilla, el programa de televisión Humor Amarillo, con el que se desternillan de risa... Y es que la sangre helada que recorre sus venas no da para más.

Dabid dijo...

Lalo Cator era un pequeño caracol que vivia feliz con su familia en el pequeño bosque de Metrenta. Donde todos los animales vivian felices.
Hasta que un dia, la malvada Bruja Zaguerria decidió destruir el bosque para construir la biblioteca más grande y estrambótica de la Tierra a Medias (por sus interminables obras).
Mientras las máquinas destruian el bosque, la malvada Bruja gritaba: -¡VIVA LA CULTURA, VIVA LA TORTURA! ¡POR SATICÓN, PLUMBICÓN Y GALLARDÓN! SOY MALA, SOY GORDA, SOY FEA, Y UN POCO SORDA ¡JA JA JA JA! QUE MAALA, PERO QUE MAALA SOY...
Murieron todos los caracoles y demás animales del bosque; solo sobrevivió el pequeño Lalo que, con la caracola rota, se refugió en los libros de la biblioteca, los grandes clásicos de la LITERATURA: EL QUIJOTE, EL BUSCÓN, EL CODIGO DA VINCI, LA CONSPIRACIÓN VENTOLIN, LAS MEMORIAS DE TAMARA SUPERESTAR, CRÓNICAS PAMPLIANAS, entre otros muchos...
Con el tiempo, el pequeño Lalo adquirió una sabiduria sobreestimada y unos poderes perfectamente imaginados, y se convirtió en el superheroe L.LUCTOR, defensor de la cultura y de las letras, enemigo de los plagios y las especulaciones corruptas. Enfrentándose a la malvada Bruja Zaguerria (no se ria), o a la pérfida Rana Sosa Ticana, entre otros muchos villanos. Defendiendo asi misma verdad de la propia realidad de la auténtica razón de la certera cuestión de... bueno, eso, ...ya me entendeis...
No olvideis supervitaminarizaros y supermineralizaros...

Alex dijo...

Vaya vaya! que de comentarios mas chulos!
Ya estoy otra vez con los dibus, asi que espero volver pronto al ritmo anterior.
Un saludo a todos! A los que firman por aqui y a los que no ;-)

On dijo...

La serpiente siempre había tenido curiosidad por saber cómo hablaban de él en el Antiguo Testamento... y bueno, ésta es la cara que se le quedó al verlo.

ravelgrane dijo...

Babelfish can't read!